Mitos caninos


MITOS SOBRE COMPORTAMIENTO CANINO
Mito. “¡Míralo! ¡Si sabe lo que hizo…!” Está consciente que hizo una travesura.
Regañarlo porque encontramos algo malo que hizo hace un rato, no lo hace entender la travesura, sólo lo asusta por nuestro tono de voz.
Enseñarle el zapato que mordió hace media hora, mostrarle el vaso que rompió cuando no estabas, o acercarlo a que huela su orina o heces que dejó en tu sala un rato antes, es absurdo. Creerá que lo regañas por ponerte atención o hacerte caso para acercarse.
No está consciente del error, está asustado por nuestro enfado.
¿No lo crees? Dile cosas como “perro cochino, malcriado, esto no se hace” pero en el tono chistosito que usas cuando lo regañas. Verás que se acerca, mueve la cola y es feliz. ¿Entonces cuál crees que es el factor de miedo?
Sí no le ves en el momento del error, él luego no se acordará, estaremos fastidiando la confianza que el tiene con nosotros.
Mito. Las hembras necesitan ser madres al menos una vez (Porque si no se enfermará, será una perra triste, extrañará tener cachorros algún día)
Falso y doblemente grave. Ninguna hembra mejora su futuro o salud con una camada de cachorros. Al contrario, si se esteriliza desde el primer celo, se reducen riesgos de muchas enfermedades futuras. Eliminar el aparato reproductor, reduce considerablemente la producción de hormonas, por lo que los cánceres de este tipo se reducen considerablemente..
Los perros en general no “envidian” un hecho que no conocen. Si nunca es madre, la perra nunca “añorará” serlo, porque no sabe el “sentimiento” que implica, aunque lo vea en otras.
Lo más grave, claro: creencias de este tipo tienen a MILLONES de perros en la calle, pero eso sí, su mamá tiene la satisfacción, ¿no?
Mito. El Doberman se vuelve loco y te desconoce.
Muuuuy falso. Creencias populares hablaban de un cerebro superdesarrollado o un hueso que crecía de más. Es falso. Son pretextos para esconder la culpa de una mala socialización, de una mala educación o de haber convertido a nuestro perro en agresivo a fuerza de nuestros propios nervios. Sí, es uno de los perros más fuertes, por lo que si no son encauzados correctamente en tanto su energía, es fácil hacerlos agresivos, pero no es algo genético o biológico.
Mito. El Labrador es el perro más amable del mundo.
Seamos justos, tampoco esto es automático. Un labrador con una educación descuidada, puede ser tan o más agresivo que el típico perro malo.
No hay santos ni demonios por naturaleza, todos son responsabilidad humana.
Mito. “No está gordo… ¡está sanote!”
Pues falso. Como con los humanos, un perro que rebasa su estructura normal, tiene una enfermedad llamada SOBREPESO. Puede ser muy grave y detonante de muchísimos otros males. Ve con un veterinario a la de ya, para que te diga su condición real y qué hacer para ayudarlo. Si no, la diabetes, el cáncer, los problemas de articulaciones o cadera, en fin… muchas cosas malas le esperan.
Mito. “Pobrecito, se aburre de las miiiiiismas croquetas todos los días…”
En realidad son muchísimo menos quisquillosos que nosotros y no responden mucho que digamos a cosas como el aburrimiento. Si algo es placentero y funciona para sobrevivir, en la mente del perro no hay por qué cambiar. Claro, si huele carne, pollo o algo sabroso en tu plato, querrá conocerlo, pero si no se lo das, no tendrá por qué pedirlo constantemente, será un mera curiosidad. Poseen menos papilas gustativas que nosotros.


Mito. El perro libre es el más feliz.
Falso. El perro ha sido domesticado por el hombre, tiene miles de años siendo la compañía de los seres humanos y disfruta de su presencia.
Es imposible verlos como animales salvajes, ya no, nunca más. “Liberar” a un perro en un parque o bosque, es en realidad quitarse, por la vía más cómoda y cobarde. En “libertad”, las posibilidades de que el perro muera pronto y de forma dolorosa, son muy altas.
Mito: Los Perros comen huesos.-
Perros y huesos, mito de caricaturas, tanto como los perros cazando gatos o los gatos comiendo pescados de los que sacan el esqueleto intacto. Los huesos son los restos, las sobras.
Les gustan por el sabor de la carne que les queda o porque resiste a la primera mordida y a veces les gusta el reto, pero no porque la naturaleza les haya puesto huesos en su menú principal.
De hecho, para muchos perros un hueso es un enorme riesgo, pues puede romperse, astillarse y lastimarle severamente la garganta, esófago, estómago o intestinos.
Mito. Perro que ladra no muerde
Hay diferentes tipos de ladridos… y sí, algunos no significan que un perro atacará, algunos son ladridos de alegría, con otros más agudos pueden estar pidiendo juego, comida o simplemente atención, algunos (como en el aullido nocturno) son comunicación de unos con otros, por lo que generalmente son ladridos hacia arriba, hacia la nada… y alguno son ladridos de nervios y alerta, ladridos que significan un preámbulo. Es como si dijera: “Mira, ladro fuerte, es porque soy peligroso”. Para identificar a cada huno hay que conocerlo bien al perro en cuestión, así que no lo apliques con perros ajenos.
Perro que ladra, puede morder, depende la circunstancia. El ladrido es una alerta, está avisando su incomodidad antes de actuar. Nada de valentías absurdas, si un perro ladrando no se calma, déjalo en paz.
MITOS VETERINARIOS

Creencias generalizadas y absurdos difundidos por comentarios de vecinos que “saben mucho de nada”.

Por su culpa y con la mejor de las intenciones, podemos perjudicar en algún momento la salud de nuestro amigo incondicional, cometiendo errores de difícil reparación.

Cuando el perro tiene la nariz caliente y seca, es que tiene fiebre.
Falso !

El estado de la nariz depende de muchísimos factores: tempe­ratura y humedad ambientales, corrientes de aire, etc. Un perro que ha estado sentado en un lugar caliente o ha ido en coche, dándole el sol, puede tener la nariz seca temporalmente. Si el animal esta deshidratado, también le ocurrirá. Existen, a su vez, ciertas lesiones de piel que afectan a la parte oscura de la nariz, o trufa, como las queratosis o las descamaciones, dejándola reseca ya para siempre. En resumen, tocar la nariz no es un buen método para saber la temperatura de un perro. Además, basta utilizar el termómetro rectal para obtener el dato sin posibilidad de fallos.

Las cataratas son producidas por la ingestión de dulces.

Falso !


Las cataratas son congénitas o adquiridas. Las primeras las padecen más ciertas razas (Pastor Alemán, Setter...) Entre las causas más comunes de las ultimas está la diabetes, enfermedad metabólica no directamente relacionadas con la ingestión de azúcares. Por el contrario, su origen se encuentra en determinados fallos pancreáticos. El hecho de que los perros tomen algún dulce no conduce necesariamente a la diabetes, si el organismo del animal funciona correctamente.

El embarazo psicológico se debe, no a causas físicas, sino psicológicas.

Falso !


Un embarazo aparente surge como resultado de un trastorno ovárico. Normalmente, una vez que la ovulación ha tenido lugar, las estructuras conocidas como cuerpos lúteos, que producen la hormona del embarazo cuando la perra esta preñada (progesterona), reponen los folículos que contienen los óvulos en desarrollo para el próximo celo, en caso de que no haya habido cruce. En el embarazo psicológico, los cuerpos lúteos continúan produciendo progesterona hasta tres meses después. A veces, la perra muestra los síntomas típicos del embarazo: crecimiento de las mamas, producción de leche. Incluso el estado de ánimo sufre cambios: Se vuelve inquieta y comienza a escarbar nidos imaginarios. Existen tratamientos para controlar el embarazo psicológico, que recetará el veterinario. A la larga, si se repiten mucho, habrá que considerar seriamente la extirpación de los ovarios.

Los perros no padecen nunca epilepsia.

Falso !


Desgraciadamente, esta enfermedad funcional del cerebro la padecen bastantes perros. Los signos comienzan  súbitamente, y pueden durar desde unos segundos a varios minutos. En este sentido, es importante que los perros que han padecido cualquier tipo de convulsión sean llevados inmediatamente al veterinario. Conviene saber que las convulsiones no siempre responden a trastornos del sistema nervioso; pueden deberse a falta de vitaminas A y B, a una bajada de calcio en la sangre, a parásitos, a fiebre alta.... Una vez diagnosticado el origen de las convulsiones, suelen controlarse muy bien; en ciertos casos aumentan y es necesario sacrificar al perro.

Los machos con un solo testículo son estériles.

Falso !


Se trata de un fallo en el descenso de los testículos durante la etapa fetal o de lactancia, quedando uno de ellos dentro del abdomen del animal. Los testículos cumplen su función siempre que tengan una temperatura inferior a la cavidad abdominal. El que no desciende se encuentra en un medio más cálido y, en consecuencia, produce un esperma no tan rico. Su fertilidad será, por lo tanto, algo más baja de lo nor­mal, pero no está impedido para procrear con éxito.

Las hembras son tan propensas a las infecciones urinarias como los machos.
Falso !                                                     

Las hembras son mucho más propensas a esas infecciones, que los machos. La causa fundamental es que las hembras tienen uretras más cortas que los machos. Todos se lamen sus esfínteres y la hembra, cuando está en celo, y por una cuestión de higiene, lo hace constantemente. Si hay cualquier bacteria merodeando por el ambiente, la infección sube rápidamente y se produce una inflamación de vejiga: ésta cistitis causa orinas frecuentes y requiere tratamiento con antibióticos. Si la padece con mucha frecuencia, aumentará el riesgo de desarrollar piedras en la vejiga. Sin embargo si se trata de un macho, el trayecto hasta la vejiga es más largo, lo que contribuye a que las defensas naturales de la uretra masculina tengan más tiempo para vencer a la infección.
Lo importante ante cualquier mito, es acudir con los especialistas, informarte, preguntarle a gente calificada. Tu perro es tu responsabilidad, no juegues a las adivinanzas con su vida. Protégelo de la ignorancia humana como él te protege de las amenazas externas.